daniel gordis

Optimismo

Daniel Gordis, The Jerusalem Post, 2 de agosto de 2017

Hace unas semanas, me encontré cenando con un rabino estadounidense que estaba de visita. Fue un par de días después de que los dos policías fronterizos israelíes habían sido asesinados a sangre fría en la Ciudad Vieja, y los detectores de metal acababan de ser instalados como respuesta. Esa noche, por lo menos, parecía que la decisión del gobierno de instalarlos había funcionado. Muchos de nosotros, erróneamente, soltamos un suspiro de alivio. No el caballero sentado junto a mí en la cena, sin embargo. Pensaba que los detectores de metal eran una mala idea, pero no por las razones citadas por la inteligencia israelí. “Los detectores de metales pueden salvar vidas israelíes”, dijo, “pero no harán nada para que la paz esté más cerca, eso es seguro”.

Ah, el estribillo de la paz. Confieso que esta noción de que un Israel envuelto en un conflicto es un Israel que estos líderes judíos no pueden apoyar se está convirtiendo en algo cansador. Obviamente, el actual conflicto de Israel con los palestinos es agobiante y doloroso para ambos lados. Es, sin duda, corrosivo para el carácter moral de Israel y es probablemente una bomba de tiempo demográfica y diplomática. Y, sin embargo, me preguntaba, ¿por qué el conflicto debe ser el lente primario a través del cual tantos de estos líderes judíos visitantes ven el estado judío? Así que le dije: “Bueno, usted entiende que mientras ambas partes podrían y deberían hacer las cosas mejor para la otra, si un acuerdo formal de paz es todo lo que importa, usted y yo nos decepcionaremos: ninguno de los dos va a vivir para verlo”. Me miró, asombrado. “¿Cómo es que la gente de aquí se levanta por la mañana, si cree que no vivirá para ver la paz? ¿Y qué piensa entonces que habrá aquí dentro de 10 años, o 20 años?”

En 10 años, le dije, no me sorprendería que las cosas se vean de una forma bastante parecida como ahora. Los israelíes podrán elegir un gobierno aún más a la derecha, pero el compromiso internacional con una autonomía palestina de algún tipo no va a desaparecer. Sin embargo, incluso un gobierno radicalmente de izquierda como de Meretz, con una sólida coalición, no tendría ningún impacto en la recalcitrante calle palestina. Independientemente de quién sea elegido aquí, nada va a cambiar el hecho de que, en general, los palestinos prefieren estar en conflicto con Israel antes que sentar las bases para el estado que dicen que quieren. (Fíjese en la respuesta a los detectores de metal.) Es por eso que, lo que ve hoy, es probable que sea muy cercano a lo que verá en 10 años. “Esa es la cosa más pesimista que he escuchado a alguien decir en años”, me dijo. Pero yo le dije que pensaba que era una visión muy optimista. Y cuando quedó todavía más perplejo, le expliqué. Es optimista porque muchas de las razones más importantes para crear un estado judío han sido realizadas. Suponiendo que las cosas sigan más o menos igual, ¿qué tendremos?

Tendremos un mundo en el que los judíos no vivirán sujetos a los caprichos de sus anfitriones. No más 1290, cuando Inglaterra decidió expulsar a todos sus judíos. No más 1492, cuando España decidió que los judíos podían salir, convertirse o ser quemados en la hoguera. No más 1930, cuando Berlín se transformó de ser una tierra de oportunidades aparentemente ilimitadas para los judíos en el núcleo del plan para erradicar a nuestro pueblo. No más Francia de otros tiempos, donde si los judíos sentían que necesitaban irse, no tenían a dónde ir. Dentro de diez años, los judíos determinarán dónde los judíos viven. Y sólo por eso, Israel será un éxito.

Hace unos 150 años, todos los que hablaban el hebreo fluidamente podrían haber cabido cómodamente en uno de los hoteles más grandes de Jerusalem. Hace unos 150 años, prácticamente nadie fuera del mundo judío podría haber nombrado un solo escritor judío. Hoy en día, sin embargo, los escritores israelíes – que reflejan un renacimiento del pensamiento, la creatividad y la escritura judíos – ganan premios como el Man Booker y el Nobel. La gente del libro – y ahora la gente de la pantalla, también – tiene el oído de las élites intelectuales en todo el mundo. La cultura judía florece en Israel de una manera que no puede hacerlo en ningún otro lugar. Incluso si el conflicto persiste, el estado judío seguirá siendo el epicentro de un renacimiento cultural judío a nivel mundial.

En 10 años, los judíos seguirán reimaginando al “nuevo judío” tan central al sionismo clásico. La vida israelí demostrará claramente que los judíos tienen tanta probabilidad de ser negros o cobrizos como blancos. Nuevas sinagogas fusionarán los ritos europeos y egipcio, cosa que ya está comenzando hoy. Los debates sobre los planes de estudio de las escuelas públicas serán realmente cuestiones de identidad judía. ¿Cuánto se necesita saber para ser un participante significativo en una conversación judía? Sólo en Israel eso puede ser una conversación nacional.

Dentro de 10 años, si nada ha cambiado, de vez en cuando nos veremos desgarrados por la visión de un soldado israelí en juicio por el uso excesivo de la fuerza. Sin duda alguna, estaremos en desacuerdo con el veredicto, pero seguiremos estando orgullosos de que, ante el cinismo universal sobre prácticamente todo, seguimos creyendo que el “Código de Ética de las FDI” debería ser – y es – diferente del de otras fuerzas armadas.

¿Sería mejor la vida aquí si el conflicto pudiera ser resuelto? Desde luego que sí. Pero como eso no es probable que ocurra en nuestras vidas, vale la pena señalar – en particular ahora, cuando después de Tisha Beav hemos entrado en las “Siete Semanas de Consuelo” – que el Estado judío es un éxito mucho mayor que cualquier cosa que sus fundadores hayan imaginado. Incluso si nada cambia, esos fundadores estarían asombrados, maravillados y orgullosos. Imagine un mundo en el que los judíos pudieran sentir lo mismo.

Traducción: Daniel Rosenthal